Inicio      Live     Biografías       Aperturas        Partidas       Descargas      Torneos    Multimedia     Colaboraciones      Ajedrez a Distancia
Utilidades       Curiosidades      Rankings       Invitaciones       Encuestas       Enlaces       Contacto      Articulos Varios     Noticias     Videos

El secreto de la máquina de jugar ajedrez

Colaboración de Sebastián Fell 

Sin duda asombrará al lector enterarse de que en cierta época existían máquinas automáticas de ajedrez. En efecto, ¿cómo concebir semejantes aparatos si el número de combinaciones de las piezas en el tablero de ajedrez es prácticamente infinito?

Su explicación es muy sencilla. No era una máquina lo que existía, sino la fe en ella. Un aparato que gozó de gran popularidad fue el del mecánico hungaro Wolfgang von Kempelen (1734-1804), que lo presentó en las cortes austríaca y rusa y después hizo con él exhibiciones públicas en París y Londres. Napoleón I jugó con esta máquina creyendo que se enfrentaba de verdad con ella. A mediados del pasado siglo el célebre aparato fue a parar a América, destruyéndolo un incendio en Filadelfia.

La fama de las demás máquinas fue menos ruidosa. No obstante, ni aún en tiempos posteriores se perdió la fe en la existencia de tales aparatos.

En realidad, ni una sola máquina de ajedrez actuaba automáticamente. En su interior se ocultaba un adiestrado ajedrecista que movía las piezas. Este pseudoautomático lo formaba un voluminoso cajón en cuyo interior había un complejo mecanismo. El cajón tenía también un tablero de ajedrez con sus piezas, que movía la mano de un gran muñeco. Antes de empezar el juego, se permitía al público de que se cerciorara de que en el cajón no había más que las piezas del mecanismo. Sin embargo, en dicho cajón quedaba sitio suficiente para ocultar a un hombre de baja estatura (ese papel fue desempeñado en su tiempo por los célebres ajedrecistas Johann Allgaier y William Lewis). Es problable que mientras se iban mostrando sucesivamente al público diferentes departamentos del cajón, la persona escondida pasara con sigilo de un lugar a otro sin ser vista. El mecanismo de por sí no tomaba parte en el funcionamiento del aparato, sirviendo tan sólo para velar la presencia del jugador de carne y hueso.

De lo dicho puede concluirse lo siguiente: el número de partidas de ajedrez es prácticamente infinito, por lo cual sólo la imaginación de personas cándidas pueden existir máquinas indicadoras del movimiento más acertado. De ahí que no deba temerse crisis alguna en el juego de ajedrez.

No obstante, en los últimos años se han producido acontecimientos que ponen en duda la veracidad de tal afirmación. Ya existen máquinas que "juegan" al ajedrez. Nos referimos a las complicadas máquinas de cálculo que permiten efectuar miles de operaciones por segundo(...). Más, ¿cómo pueden "jugar" al ajedrez estas máquinas?

Claro es que ninguna máquina de cálculo puede hacer otra cosa que operar con números. Más el aparato efectúa las operaciones siguiendo un esquema previo y de acuerdo con un programa elaborado de antemano.

El "programa" de ajedrez lo confeccionan los matemáticos a base de una determinada táctica de juego; entendiendo por táctica el sistema de reglas que permite elegir, en cada posición, la salida más efectiva (la "mejor" desde el punto de vista de la táctica dada).

He aquí uno de los ejemplos de la misma: a cada trebajo se le adjudica un determinado número de puntos, que determina su valor; además se fija una determinada valoración a las posiciones más favorables (movilidad de las fijuras, colocación de éstas más cerca del centro que de los costados, etc.) que son expresadas en décimas de punto. Del número global de puntos que tienen las Blancas, se descuenta la suma de puntos de las Negras. La difencia reflejará, hasta cierto punto, la superioridad material y de posición que tienen las Blancas sobre las Negras. Si esta diferencia es positiva, la situación de las blancas será más ventajosa que la de las Negras; si es negativa, será menos ventajosa.

La máquina de calcular señala somo puede cambiar en el curso de tres jugadas la diferencia registrada. Indica la combinación de tres lances más ventajosa y la registra en una tarjeta especial; con ella, la "jugada" está hecha (tener en cuenta la fecha de edición del artículo). Existen también otros tipos de "tactica" de ajedrez.

Para ello la máquina emplea muy poco tiempo (dependiendo éste del programa y de la velocidad operativa de la máquina), de forma que no hay motivo para temer el "zeitnot".

Es cierto que el hecho de "prever" una partida con sólo tres jugadas por anticipado caracteriza a la máquina como "jugador" bastante mediocre. Pero podemos estar seguros de que con el rápido perfeccionamiento actual de la técnica de calcular, las máquinas "aprenderan" a "jugar" al ajedrez mucho mejor."

("Algebra Recreativa", Y. Perelman, editorial Mir-Moscú, 1975)

 

KVolver a índice de curiosidades

 


Sigueme también en:
    

Tu aporte voluntario permite seguir brindándote la mejor calidad y cantidad de información sobre nuestro querido ajedrez.

¡Gracias!

Colaboraciones:
Carlos Ilardo

Juan A. Montero Aleu

GMAlfonso Romero Holmes

GM Zenón Franco

Prof.Alejandro Di Battista
MI Guillermo Soppe

Pablo Evans
Sebastian Fell
Alberto Zoroch
Manuel López Michelone
Enrique Giménez

Nota periodística
Héctor Francovig


¡¡ Problemas !!!
¡ Uno por día !!

Clic aquí

Colaboraciones, Articulos...
 Clic aquí


Queda establecido que las expresiones,
datos y comentarios
en las colaboraciones y artículos vertidos
en esta web, no son necesariamente
compartidos por la misma, ni responsabilidad
de esta dirección, sino de sus autores.



 

BUSQUEDA

en hecfran.com




Gran parte de la publicidad
de este sitio
es asignada automáticamente.
Si encuentra algún enlace inadecuado por favor
hagamelo saber
y en la medida
de lo posible será removido.

 


Sobre mi
MNP y ANP
Héctor Francovig



 

 


Prohibida la reproducción total o parcial sin mención de la fuente
© 2006-2017 HECFRAN - Todos los derechos reservados.          www.hecfran.com
hecfran.ajedrez@gmail.com